¿Qué le pasa exactamente a nuestro cuerpo cuando nos morimos?

Hay preguntas que pueden ser explicadas en gran medida por la ciencia actual; sin embargo siempre hay un espacio para lo sobrenatural, lo espiritual o lo divino que puede tener la existencia y muerte humana.

6 mod

Mi experiencia con cadáveres, de forma empírica, fue cuando era un estudiante y vi los cuerpos de personas solitarias que nadie reclamaba su cuerpo y estos eran llevados a las facultades de medicina para que los estudiantes los estudiaran o practicaran con ellos. Realmente aquellos cadáveres eran un espectáculo no recomendable: cuerpos morados, cuerpos mutilados, rostros con expresiones desesperadas o de dolor.

Me quedaron muchas dudas en aquella primera experiencia con la observación directa de cadáveres humanos; sin embargo actualmente es fácilmente explicable muchas de las cosas que, antes, eran dudas.Aunque siempre quedan algunas cuestiones no respondidas integralmente como: Donde va el espíritu de los muertos? o Tiene algo que ver la expresión Post Mortis con el tipo de vida llevada por el difunto o solo es la foto de sus momentos finales?

UF

A continuación comparto un articulo resumido sobre la parte técnica de este asunto de la BBC:

Para certificar que alguien está muerto, hay que escuchar durante un minuto si su corazón está latiendo y tomarle el pulso también por un minuto, explica Clare Gerada, médica del Colegio Real de Médicos Generales de Reino Unido.

Hay que asegurarse de que no esté respirando y revisar las pupilas con una linterna para comprobar que no responden al estímulo de la luz.

“Si todavía tienes dudas”, añade, “puedes frotarle el esternón. Éste es un procedimiento doloroso: si la persona no está muerta, reaccionará en seguida”, a causa del dolor.

Como tu corazón deja de latir, tu sangre deja de circular, se espesa y se coagula. Al dejar de circular, comienza a acomodarse por el peso de la gravedad en un proceso conocido como livor mortis o lividez post mórtem.

Sin circulación, tu cuerpo comienza a perder temperatura y tus músculos se endurecen, en un proceso conocido como rigor mortis.

Dibujo de un corazón
Cuando el corazón deja de latir, la sangre deja de circular y se torna más espesa.

“Este proceso suele iniciarse después de 4 o 6 horas, primero en los músculos más pequeños como los de los párpados o la mandíbula, luego le sigue el cuello, y más tarde los músculos más grandes como los brazos o las piernas”, le dice a BBC Mundo Carla Valentine, curadora técnica del Museo de Patología Barts de Londres.

“Esto dura entre 36 y 48 horas, dependiendo de una serie de circunstancias. El frío, por ejemplo, puede ralentizar el rigor mortis”, explica Valentine.

“Pero si uno tiene fiebre cuando muere”, añade, “se acelera”.

Al dejar de respirar, nuestras células ya no se nutren de oxígeno. Sin oxígeno, la mitocondria dentro de las células no puede producir adenosín trifosfato, conocido por sus siglas en inglés como ATP, una sustancia química que cumple una serie de funciones celulares, como explica un video educativo de la Sociedad Química de Estados Unidos.

Y, si tus células no pueden producir ATP, dejan de funcionar.

Las células muertas comienzan a romperse y a liberar toda clase de sustancias – incluidas enzimas- que crean un ambiente ideal para las bacterias y los hongos, que se incorporan a esta mezcla y comienzan a descomponer el cuerpo.

Durante el proceso de descomposición, las bacterias despiden una gran variedad de derivados químicos. Dos en particular, la putrescina y la cadaverina, ambas de un olor muy desagradable.

También se producen compuestos que contienen azufre que, junto con numerosos gases que comienzan a hinchar el cuerpo temporalmente.

Este proceso de descomposición se ve afectado por numerosos factores. “La regla básica es que, bajo tierra, el cuerpo tarde ocho veces más en descomponerse que fuera de ella”, dice Valentine.

Cementerio
Bajo tierra, el proceso de descomposición se vuelve más lento.

Pero puede incluso que no ocurra, si el cuerpo se encuentra en un ambiente seco como el desierto.

En esos casos el cuerpo se momifica y la piel se torna de un color amarronado como si fuera cuero.

“En la era victoriana en Inglaterra, por ejemplo, si una madre paría un niño muerto al nacer y no quería que nadie supiese de su embarazo, muchas veces escondía su cadáver detrás de la chimenea. Años más tarde, se hallaban los cuerpos preservados de los bebés a causa del calor seco”, comenta Valentine.

Un mito muy arraigado es que las uñas y el pelo continúan creciendo al menos un poco cuando uno está muerto.

¿Qué hay de cierto?

Nada, según explica Caitlin Doughty, directora de funerarias de la organización “The Order of the Good Death”.

“El cabello crece muy poco cada día. Pero cuando uno muere este proceso se detiene”.

“Por miles de años, la gente pensaba que el pelo y las uñas seguían creciendo, porque esa era la impresión que daban los muertos. En realidad, no crecen: da esa sensación porque el resto del cuerpo se encoge”.

Es decir, no es que las uñas crezcan, sino que la piel que las rodea se retrae. Y medida que se deshidrata, las uñas van pareciendo un poco más largas.

Lo mismo pasa con la piel de la barbilla de un muerto: se retrae y hace que los vellos sean más prominentes.

La piel de gallina causada por la contracción de los músculos erectores del pelo también contribuye a que parezca que creció la barba.

Hasta siempre.

CTsT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s